Ejecutivo busca destrabar indicaciones a la Ley de Adopción.

Un niño que es adoptado no ha perdido solo una familia y todo lo que ello implica. La mayoría de las veces ha sufrido una grave vulneración de derechos y luego ha sido escasamente cuidado en el sistema de protección. Todo ello significa que ha perdido la posibilidad de crecer y desarrollarse en “un mundo de afectos y simbolismos” que lo definen como ser humano. La adopción, por tanto, es más compleja que solo sustituir a los adultos que asumen el cuidado.

No podemos dejar de relevar, entonces, la importancia de acompañar y orientar adecuadamente a las familias adoptivas que tienen la especial tarea de acompañar esa historia para resignificarla.

Por otra parte, resulta fundamental recordar que las familias son mucho más “diversas y heterogéneas” a las conformadas por el concepto tradicional de “padre y madre”. Especialmente si consideramos que un 28.4% de los hogares en Chile que tiene al menos un niño entre 0 y 17 años, es monoparental -ya sea nuclear, compuesta o extendida- (Casen 2015), es decir, el o los niños están bajo del cuidado solo de uno de sus padres (monoparental) o de uno de sus padres y otro pariente (monoprental compuesta o extendida).

 

Ejecutivo busca destrabar indicaciones a la Ley de Adopción. (El Mercurio)

Sin Comentarios

Escribe un comentario